#5 Poder dormir en una cama y bajo un techo

Casi al 100%, si lees este post tienes la suerte de poder dormir en una cama.

Parece algo tan cotidiano, tan normal, que no había reflexionado a fondo sobre ello.

Poder dormir en una cama
Foto de Jon Tyson en Unsplash

Sí, eres consciente de la pobreza cuando la ves, pero parece que nuestro cerebro nos prepara para olvidarla.

En Los Ángeles, en un viaje reciente, me llamó mucho la atención la cantidad de gente que vive en la calle. He visto lo mismo en otras ciudades de Estados Unidos. Y, siempre que lo he visto, he dicho «qué suerte tengo».

Cuando estuve en Delhi, hileras de niños dormían al raso, sin nada, en las medianas que separan los carriles de las carreteras. Me invadió más tristeza que agradecimiento al verlo, según creo recordar.

Esta misma mañana, cuando he salido a correr, he visto mucha gente durmiendo cobijada bajo los puentes del antiguo cauce del río Turia.

Ahí ha sido cuando sí que he sentido una profunda gratitud. De verdad.

Y también una enorme responsabilidad. Si tengo herramientas que me permiten que esta situación cada vez se de menos, tengo el deber de aprovecharlas.

PD: Si has llegado aquí por primera vez y no sabes de qué va esto, te cuento. Desde el día 1 de Enero estoy agradeciendo cosas que tengo en mi día a día, o cosas que me parecen geniales. Forma parte de un reto sobre gratitud para ayudarme a poner las cosas en perspectiva y, con suerte, ayudar también a más personas a darse cuenta de todo lo que ya tienen. Puedes ver anteriores entradas aquí.

Deja un comentario